Scroll to top

ISPO Munich


LAURINLAB - January 9, 2015 - 0 comments

En el mes de enero de 2018, el equipo de Laurinlab nos desplazamos a ISPO Munich, la feria de deportes de aventura más grande del mundo. El viaje constaba de dos propósitos:

  • Acompañar a nuestra marca cliente Itzmi en las reuniones de negociación con fabricantes.
  • Conocer las tendencias actuales en este mercado y hacer networking con posibles clientes.

Durante 3 días de visita a la feria nos vamos realmente con la mochila cargada de contactos, experiencia y muchos conocimientos. Nos encontramos en un mundo vertiginoso y de constante cambio, y como no, esto lo hemos notado en los stand de muchas marcas expositoras. Existen diferentes pabellones que tratan temáticas diferentes, esquí, escalada, alpinismo, trail running… Y de todo ello notamos varios factores en común que nos llaman bastante la atención: el aumento del interés por los deportes outdoor, la digitalización del sector y el aumento de una consciencia sostenible y responsable.

El mercado outdoor mueve más de 12.000 millones de euros anuales solo en Europa según “State of Trade – Outdoor Market – European Outdoor Group”, y este crecimiento va claramente en ascenso. Esto se debe en parte a que cada vez más personas muestran interés por realizar actividades físicas en entornos naturales como medio de evasión de la vida diaria. Debido al ritmo de vida que llevamos, se hace necesaria una pequeña escapada del mundo cosmopolita para realizar actividades que nos ayuden a regular el estrés y a retarnos a nosotros mismos.

A esto, debemos sumarle el creciente interés político por promover hábitos de vida saludable, ya que resulta más efectivo prevenir que dar tratamiento posterior derivado de hábitos sedentarios e insalubres. Con ello, se fomenta la calidad de vida de la población y con ella su rendimiento en el resto de facetas de la vida, gracias a la existencia de motivaciones externas. Por lo tanto, se consigue que este tipo de actividades cada vez cuenten con más adeptos y que estos se muestren identificados con varias marcas del mercado, bien sea por su estética, materiales, mensaje de marca, etc.

Es ahí cuando entra la diferenciación entre compañías para tratar de llegar a su público objetivo. Y es en este momento cuando el diseño estratégico entra en juego, donde los diseñadores y empresas han de ser capaces de detectar las necesidades y actitudes de los usuarios con el fin de plantear una mejora significativa en sus servicios. Gracias a este tipo de ferias es más fácil para las marcas acercarse a su usuario final y ponerle cara, hablar con ellos y escuchar sus inquietudes. Esto nos da pistas a los diseñadores sobre cual es el rumbo que se proponen las marcas y nos ayuda a detectar las posibles tendencias que están por venir.

Con toda esta información sobre los usuarios y su entorno somos capaces de crear estrategias personalizadas para la innovación en este y muchos otros sectores. Sin embargo, no es solo productos lo que se observa en esta feria, sino también gran cantidad de servicios. Tanto estos productos como servicios no están exentos del paso del tiempo, y es ahí donde hemos observado una gran tendencia común en esta feria: la digitalización del mercado.

Estamos en una era donde la Inteligencia artificial, el big data y el internet de las cosas parecen dominar todo aquello que tocamos y miramos, y esto es solo el comienzo. Por lo tanto, muchas marcas tratan de sumarse al carro de la innovación por medio de incorporar la digitalización de sus servicios. Por un lado, las marcas proponen este tipo de cambios, y por otro lado el público está cada vez más acostumbrado a esta digitalización, por lo que se observa como algo normalizado. Ya no es suficiente con que las marcas presenten sus productos, los usuarios reclaman interactuar con ellos, y reclaman hacerlo tanto por medios físicos como digitales (stand de Vibram para físico y stand de Petzl o Vertical life para digital).

Estas digitalizaciones nos plantean un futuro en el que lo digital pasa a ser una extensión de lo físico, de lo meramente humano. Innovaciones como estas se observan tanto en el desarrollo de producto, tecnologías de fabricación, retail, marketing y ventas. Como ejemplo de esto observamos al stand de Adidas planteando un futuro del retail totalmente basado en la realidad virtual.

O esta empresa que ya no necesita de un producto totalmente acabado para presentarlo al mercado; gracias a la impresión 3D consigue resultados profesionales que hace unos años eran totalmente impensables.

Es en todo este mundo complejo de la digitalización donde el diseño de servicios entra en juego, permitiendo que la diferenciación no esté solo en los elementos físicos, sino también en aquellos inmateriales, tanto perceptibles como imperceptibles. Cuidando así detalles como la experiencia en la web, las compras online, el uso de datos, experiencias virtuales y así un sinfín de posibilidades que ofrece esta nueva era tecnológica.

Por último y no menos importante, observamos una importante tendencia de las marcas expositoras en su compromiso con el medio ambiente. Ya no es solo decir que somos sostenibles, sino que hay que demostrarlo con hechos y en todos y cada uno de los procesos de la empresa. Ha de ser una mirada holística por y para la sociedad, donde el bien común pasa a ser la prioridad de las marcas. Bien es cierto que este tipo de deportes se desarrollan en su mayoría en contacto con la naturaleza, donde ya existen una serie de valores intrínsecos como el respeto al medio ambiente, la solidaridad, la familia y la empatía. Por lo que gracias al desarrollo de este sector, se consigue que la sociedad adquiera cada vez una mirada más responsable consigo misma.

Todos estos valores son extrapolables a nuestra forma de ver el diseño en Laurinlab, es decir, un diseño donde empatizar y ser solidarios con las personas, que al fin y al cabo, son los usuarios finales de empresas que están deseando prestarles el mejor servicio. Solo cuando lleguemos a comprender que usuario y empresa van de la mano, será el momento en el que la magia de la innovación suceda. Y el sector outdoor es uno de esos donde esta magia es cada vez algo más común. Quizás es un sector muy desarrollado en zonas del norte de Europa en cuanto a producción y diseño. Sin embargo, en España encontramos una paradoja.

Poseemos una de las mejores áreas de Europa para la práctica de deportes outdoor, con un clima estable, suave, grandes parajes naturales, buenos servicios y mucho turismo. Y, sin embargo, la concentración de marcas, consultorías y estudios enfocados a este sector es bastante baja. Por lo tanto, poseemos en nuestro país un gran potencial de desarrollo dentro de este segmento. Y no hay mejor coyuntura que la actual para contribuir al desarrollo de negocios en el ámbito outdoor en España. Como conclusión queremos quedarnos con que esta feria nos enseña que la era digital ya es algo nativo en nuestros seres y que tenemos que tener en cuenta tanto este ámbito como el físico para generar las mejores de las experiencias en los negocios. Pero, siempre esta digitalización ha de tener presente que su fin último es la mejora de la calidad de vida de las personas que habitan este mundo. Ya que es el mismo mundo donde luego practicarán sus ansiados deportes y donde nosotros ofreceremos nuestros maravillosos productos y servicios. “La digitalización no es el fin último, sino un medio más para hacer de la vida de las personas una experiencia maravillosa”

Post a Comment

Your email address will not be published.